Archive for the ‘ Scribus ’ Category

Inkscape, Krita y Scribus: Preparar el PDF en CMYK para imprenta offset (2.- El SVG)

<— 1.- Los perfiles de color

CMYK EN INKSCAPE

Dicho todo lo relativo a los perfiles de color  llega la hora de trabajar con Inkscape (0.48.3.1). Una cosa que debemos tener siempre presente es que cada trabajo es un mundo y que seremos nosotros los que determinemos qué debemos usar, y cómo, en cada caso.

De momento voy a dar por hecho que todo nuestro diseño es vectorial sin filtros y nada de imágenes bitmap empotradas o enlazadas. Digamos que nos encontramos en ante un diseño a base de colores planos o algo muy similar.

Comenzamos por cargar el perfil CMYK en Archivo/Preferencias del documento/Gestión de color

Si conocemos bien los resultados en la imprenta de confianza usando un ISO Coated (papel satinado) o ISO Uncoated (Papel sin satinar) podemos usarlos (este sería un asunto a tratar con la imprenta una vez determinado el papel). Si no lo tenemos claro, o vamos a pasar al cliente el archivo para que él busque imprenta y lo haga por su cuenta lo mejor es optar por  Fogra27 que es una especie de estándar para esto del CMYK en imprentas europeas. Si el asunto se va imprimir en Estados Unidos debemos optar por GRACoL2006 Coated1v2 si no sabemos de antemano las condiciones que tendrá la imprenta.

Sin embargo este acto de elegir y Asociar perfil (no olvidemos pulsar este botón tras la elección del perfil) no significa que los colores ya se definan con él; para empezar porque es posible hacer convivir varios perfiles de color en un mismo diseño, incluso uno RGB con otro CMYK (pero es mejor no hacer extravagancias, digo yo). Para cada objeto editamos su color desde la pestaña CMS de Objeto/Relleno y borde. Tras escoger el perfil se nos mostrarán las cinco barras deslizadoras (CMYK además del canal Alfa A)


Un inconveniente es no tener un control porcentual de la transparencia. Debemos evitar editarla en la barra deslizadora Opacidad de más abajo porque esto afecta por igual al relleno y al borde y es mejor tener un control independiente. En el ejemplo de arriba he editado un color negro para textos, por ejemplo, con valores 0,0,0,100 y sin transparencia. Puedo verificar que este perfil de color se guardará con el SVG en el código (Editar/Editor XML...) para ese objeto:

color:#000000;fill:#1b1918 
icc-color(Fogra27L-CMYK-Coated-Press, 0, 0, 0, 1);
fill-opacity:1;
fill-rule:nonzero;
stroke:none;stroke-width:0;
marker:none;visibility:visible;
display:inline;overflow:visible;
enable-background:accumulate

Llama la atención que Inkscape usa una forma distinta de cifrar el código usando 1 en lugar de 100 por lo que aquí la aproximación al rojo Cocacola sería 0, 1, 0.8 , 0 en lugar de 0, 100, 80, 0. En mi opinión esto debería cambiar en futuras versiones de Inkscape y usar valores porcentuales de 0 a 100 y no de 0.00 a 1.00.

Si nos ponemos muy quisquillosos con un valor porcentual de la transparencia para el relleno (este objeto no tiene borde, stroke:none) podemos editarlo aquí porque vemos que, curiosamente, en el código el valor de fill-opacity es porcentual.

Esto es sólo posible en colores sólidos (Inkscape 0.48.3.1); en los gradientes los colores de las distintas paradas se exportarán en RGB y deberemos ocuparnos de ellos cuando tengamos el diseño en Scribus (1.4.3).

A la espera de algunas mejoras en la versión 0.49 ó 0.50 (esta última no creo que la vea yo en vida y tengo 42 años) algunos de los datos incluidos en un SVG no son bien interpretados al exportar a PDF (máscaras…) o al importar el mismo SVG desde Scribus (desenfoques y filtros en general).

También podemos dejar los perfiles de color como preferencia de Inkscape y no sólo para este documento en Archivo/Preferencias de Inkscape

EDICIONES PROHIBIDAS O PROBLEMÁTICAS

  • Gradientes con transparencias en alguno de sus nodos

Esta es una edición permitida y no da ningún problema en el proceso pero presenta la particularidad de verse incorrectamente en la previsualización (Archivo/Previsualizar) en Scribus donde la transparencia quedará anulada. En el caso anterior se mostrará esta previsualización:

Como puede apreciarse el gradiente a perdido la propiedad de transparencia; pero eso no significa en absoluto que el PDF final sea incorrecto.

En realidad este es un asunto que afecta a todas las transparencias, estén o no en un gradiente.

  • Recorte

Nuevamente esta es una edición permitida y no origina problemas en el PDF pero presenta el inconveniente de que en Scribus el objeto resultante tiene como contorno la suma de los dos objetos que conforman el Recorte. Así se mostraría este ejemplo al estar seleccionado en Scribus.

Esto nos obliga a estar atentos por si ese contorno sale del diseño (una tarjeta de visita, por ejemplo). No es nada grave ni problemático en realidad pero un despiste nos puede llevar a considerar erróneamente una proporción en un momento dado.

  • Máscara

Una de las grandes faenas es que la máscara de Inkscape (Objeto/Máscara/Aplicar) no es interpretada correctamente por Scribus y como consecuencia no podemos contar con ella en el PDF final.

  • Texto trazado

Con los textos trazados (Trayecto/Objeto a trayecto) no hay ningún problema porque los contornos se comportan como cualquier otra forma trazada. Scribus interpreta a la perfección estas geometrías. Sin embargo yo creo que esta no es una buena opción siempre que podamos tener un control completo del proceso. Por mucho que nos duela, si queremos un SLA (archivo de Scribus) con el texto editable, no nos queda otra que crear los textos allí porque…

  • Texto sin trazar

…llegamos al asunto más importante respecto a los textos. Scribus al importar el SVG no leerá las rutas hacia las fuentes tipográficas para enlazarlas sino que automáticamente las trazará y ya no será posible corregir, mediante el uso del editor de texto, una falta ortográfica o hacer algún cambio en ese sentido.  Esta es, para mi, la mayor pega del proceso desde Inkscape hasta el PDF en CMYK. Una opción interesante es hacer todo el diseño en Inkscape y añadir texto en Scribus; de ese modo tenemos un mayor control del texto hasta al momento justo de la creación del PDF.

Lo mismo que pasa con los textos pasa con las figuras sin trazar; por ejemplo un rectángulo en Inkscape al que le podemos redondear las esquinas porque no ha sido convertido en trayecto perderá esa propiedad en Scribus al ser importado el SVG; allí el rectángulo estará formado por nodos.

  • Desenfoque y la gran mayoría de los efectos del menú Filtros

Mientras que Scribus no interprete correctamente todo el SVG creado en Inkscape, hay asuntos como el de los filtros que no tienen solución vectorial y no queda otra que fabricar el PNG con alta resolución (300ppp) y convertirlo en una imagen bitmap con perfil de color CMYK que quede incrustado en el archivo SLA de Scribus. En otras palabras: trataremos estas imágenes como si fueran fotografías (asunto que trataré en la próxima entrega)

EL SVG EN SCRIBUS

Recordemos que Inkscape permite la gestión en CMYK de los colores pero NO FABRICA UN PDF con perfil de color CMYK. Ese es un trabajo que de momento es inevitable hacer en Scribus.

No voy a tratar aquí las ediciones que hay que continuar haciendo en Scribus (será la cuarta entrega) pero si nos apetece ir haciendo pruebas el asunto se resume en guardar el SVG en Inkscape, y en Scribus hacer Archivo/Importar/Get Vector File. No está de más familiarizarse con este paso del SVG de un software a otro para conocer bien qué es lo que se puede enviar en vectorial y qué es lo que no quedará más remedio que enviar en mapa de bits.

<— 1.- Los perfiles de color

Inkscape, Krita y Scribus: Preparar el PDF en CMYK para imprenta offset (1.- Perfiles de color)

2.- El SVG–>

Uno de los asuntos delicados en esto del diseño es el tema de la impresión offset de nuestro diseño.

Cuando nosotros estamos realizando nuestro proyecto estamos ante un monitor que trabaja con colores RGB (Red-Green-Blue / Rojo-Verde-Azul) y consigue el resto a base de sumar las longitudes de onda de estos. Sin ánimo de meterme mucho en el asunto simplemente diré que lo que ocurre es que los colores y sus mezclas son el fruto de un fenómeno óptico propio de la luz. Esto nos lleva al espinoso tema de las calibraciones de los monitores para que muestren los colores lo más cercanos posibles a las decisiones que uno está tomando durante el proceso “diseñil”.

Pero tarde o temprano el diseño puede acabar impreso en un soporte y los colores no se van a conseguir mediante sumas de longitudes de onda sino por la resta de las mismas. El fenómeno del color deja de ser un fenómeno óptico propio de la luz sino más bien un fenómeno físico propio de la materia. Las posibilidades de que los colores sean exactamente como los que vimos en el monitor es algo así como el sexo de los ángeles. Aquí los colores serán fruto del uso de tintas sobre el soporte que condicionará extremadamente el resultado. Por ejemplo, si el soporte es papel nos encontraremos con resultados muy distintos dependiendo del grano, de si es mate o brillo, de la calidad de las tintas o simplemente del hecho de estar trabajando con un fabricante u otro. Con todo lo anterior lo que quiero decir es que el resultado sólo será el esperado si trabajamos codo con codo con la imprenta o puede que nos llevemos más de una sorpresa.

Más a allá de toda esta introducción el asunto de la preparación para imprenta offset se reduce a conseguir un archivo (PDF la opción que propongo yo aquí) que incluya la información necesaria para separar los colores CMYK (Cian-Magenta-Yellow-Key (Black) / Cian-Magenta-Amarillo-Clave (Negro)) y que se puedan crear de manera independiente los fotolitos para cada una de las tintas.

El código de cada color quedará definido por cuatro números del 1 al 100 que determina el porcentaje de tinta que incluye de cada uno de los C,M,Y,K; por ejemplo, una aproximación al rojo Cocacola sería 0,100,80,0 (nada de cian y nada de negro)

Uno de los aspectos más importantes es el del color negro. Me explico. Imaginemos un diseño de un folleto con texto negro. Si mandamos imprimir y este texto se tiene que conseguir con una mezcla CMYK del tipo 75,60,60,80 el resultado será desastroso porque estamos obligando a hacer sobre los pequeños caracteres nada menos que cuatro descargas de tinta. La consecuencia: texto empastado y borroso debido al mínimo desfase (por infinitesimal que sea) entre las planchas de impresión. Nuestro objetivo en ese caso es mandar un archivo con un color negro definido como 0,0,0,100 (nada de cian, nada de magenta y nada de amarillo… sólo negro).

El archivo resultante, por lo tanto, tiene que incluir algo que le permita hacer esa separación y aquí es donde entran en juego los denominados perfiles de color (color profiles). En un Ubuntu es fácil hacerse con ellos mediante repositorio con

sudo apt-get install icc-profile

Últimamente (en Linux Mint 17 según mi experiencia) la orden anterior no funciona y hay que usar esta otra

sudo apt-get install icc-profiles-free

Esto instala los perfiles de color ICC (International Color Consortium) en usr/share/color/icc, aunque hay otros perfiles que nos pueden resultar útiles como LittleCMS  o los Adobe Color Profiles (basados en ICC y que también cumplen con el estándar internacional -ISO- correspondiente) que deben instalarse en el mismo directorio de antes.

Los Adobe Color Profiles se pueden descargar de este repositorio del propio Adobe

ftp://ftp.adobe.com/pub/adobe/iccprofiles/linux/AdobeColorProfiles-end-user.rpm.tar.gz

Se encuentran en formato RPM con el que se puede fabricar un DEB con el software Alien como el que tengo yo y que he hospedado aquí.

Bueno, ya tenemos en nuestro sistema operativo un buen surtido de perfiles de color para usarlos en el proceso de producción del PDF final.

2.- El SVG–>

Scribus: Guión discrecional

Profundizando en el tema de cortar palabras en un texto para hacer buenas maquetaciones de revistas me topé con el concepto “Guión discrecional” que me dio algún que otro quebradero de cabeza precisamente por no aparecer con esta nomenclatura dentro de Scribus, ni estar incluido en el editor de textos interno.

Siendo como soy un amante de Inkscape tengo que asumir que sus capacidades para editar textos son muy limitadas en lo que que a maquetación se refiere; así que afronté el reto con una herramienta más apropiada como Scribus. Usé la versión 1.3.5 (inestable y medianamente traducida) para hacer las pruebas pertinentes.

Pero a lo nuestro. ¿Qué es un guión discrecional? Digamos que es un guión que ponemos a mano para partir una palabra y conseguir un fluido más armónico en la estructura del texto (esto no está reñido con una división automática del texto con Extras/Dividir en sílabas):

El problema surge cuando por algún motivo el texto o el ancho de la columna cambian dando lugar a un desajuste que deja al guión abandonado a su suerte.

Esto en sí ya es una tragedia en maquetación si pasa desapercibido y el proyecto acaba en la imprenta; pero no quiero decir nada si por culpa de añadir una coma se nos descolocan en un párrafo siete de estos guiones y nadie en el proceso de maquetación se da cuenta del error hasta que sea demasiado tarde.

Pues precisamente para eso está el guión discrecional. Se incorpora de una manera similar pero el programa será capaz de eliminarlo de manera automática si las condiciones lo requieren (la impresión quedará perfecta y el maquetador conservará su puesto de trabajo :) )

Para incluir uno de estos guiones en Scribus 1.3.5 colocamos el cursor en el lugar donde lo deseamos y ejecutamos Insertar/Carácter/Smart Hyphen (cuando esté completamente traducido será casi seguro Insertar/Carácter/Guión inteligente)

Scribus: Insertar una imagen y editar su contorno

Scribus fundamenta su filosofía de trabajo en la creación de los marcos en los que se insertará el texto, las imágenes, las tablas… En realidad puede decirse que a Scribus lo que menos le interesa es el contenido en sí, sino dejar definido dónde y cómo aparecerá dicho contenido cuando se incluya.

Veamos algunas de las posibilidades para trabajar con imágenes en nuestros proyectos así como opciones para “jugar” con sus contornos.

Scribus: Hoja a tres columnas con letra capital

Por estas cosas del azar me encuentro con un par de asuntos a largo plazo en los que el denominador común es Scribus. Nunca había hecho tutoriales para este software así que me estreno con este. Hace tiempo que no trabajaba con él y ya casi no me acordaba de lo leeeeeento que va en mi pc de sobremesa con win… (consecuencias de tener una máquina con pocos recursos); en mi Ubuntu del portátil va mejor (la máquina también lo es)

Se trata de un tutorial para preparar una hoja con formato típico de revista: tres columnas y letra capital para arrancar en la primera línea.